Opinion | turismo

Turismo de Reuniones: una oportunidad única e inigualable para Gualeguaychú

Luego del Encuentro de Turismo de Reuniones en el Centro de Convenciones y los trabajos que comenzaron a realizar los privados de la ciudad se comienza a vislumbrar una posibilidad para alcanzar un nuevo target turístico que hasta ahora no ha sido explotado a nivel local.

Luego del Encuentro de Turismo de Reuniones en el Centro de Convenciones y los trabajos que comenzaron a realizar los privados de la ciudad se comienza a vislumbrar una posibilidad para alcanzar un nuevo target turístico que hasta ahora no ha sido explotado en Gualeguaychú.

Por Marcelo Giachello*

No todo el turismo es de esparcimiento, no todos los que viajan lo hacen en verano o en fines de semana largo, y muchos menos, no todo el mundo viaja por placer, aunque al final la experiencia resulte placentera. Es en este contexto donde los hoteleros y gastronómicos de Gualeguaychú comenzamos a vislumbrar el desarrollo de un turismo de reuniones o de negocios.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) define a los turistas como la gente "viajando y permaneciendo en lugares distintos al de su entorno habitual, por no más de un año consecutivo por ocio, negocios u otros propósitos". En este sentido, las actividades primarias del turismo de negocios incluyen: reuniones, conferencias asistidas y exposiciones; y a pesar del término "negocio", cuando los individuos de organizaciones gubernamentales o sin fines de lucro se dedican a actividades similares, este es aún categorizado como turismo.

¿Y cuáles son las ventajas de transformar a Gualeguaychú en un polo de Turismo de Reuniones? El motivo principal es que se rompe de esta manera con la estacionalidad que caracteriza el turismo local, que no es otro que los meses de verano o los fines de semana largos desparramados a lo largo del año. Las exposiciones, las reuniones de negocio, los congresos y los simposios, entre otros eventos que entran en este tipo de turismo, se pueden realizar a lo largo de todo el año, no necesariamente en temporada alta; e inclusive pueden acontecer durante los días de semana y no los sábado y domingo.

Que por el motivo comercial que sea llegue a la ciudad un número elevado de personas que estarán en la ciudad mientras dicho evento tenga lugar implica una decantación total en la economía local: esos “turistas de negocio” necesitan hospedaje y necesitan de una plaza gastronómica, pero además necesitan de esparcimiento y del transporte, que muchas veces es vital para la movilización de grandes grupos de manera interna.

Y un detalle que no es menor: la gran mayoría de los que componen el target de un turismo de reuniones o negocio son ABC1, o sea que son personas que disponen de un alto nivel adquisitivo, ya sea propio o porque corra por cuenta de los organizadores del evento. Por esto mismo, la demanda de calidad y profesionalismo son por demás exigentes y se debe estar a la altura.

Ante este panorama, desde la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de Gualeguaychú (AHGG) hemos convocado hace un par de semanas a prestadores turísticos privados y a instituciones para poder pensar en conjunto cómo desarrollar de manera colectiva este tipo de actividades en la ciudad. Y con la iniciativa estatal del 3° Encuentro Entrerriano de Turismo de Reuniones, que la secretaria de Cultura y Turismo de Entre Ríos y el Consejo Mixto de Turismo organizaron en el Centro de Exposiciones esta semana, la articulación de trabajo entre lo público y lo privado comenzó a fluir en un mismo sentido.

Para finalmente desarrollar de manera completa y posicionar a Gualeguaychú como polo de Turismo de Reuniones hay que trabajar mucho. Debemos evaluar cuáles son nuestras ventajas y cuáles son los puntos en los cuales debemos mejorar. Debemos ver cómo trabajan otras plazas ya instauradas desde hace tiempo y conocer qué es lo que podemos ofrecer de mejor manera o desde un punto de vista totalmente diferente. Y debemos poner en alto los estándares de servicio que ofrecemos en Gualeguaychú, no solamente los relacionados con el turista en sí sino además los que están orientados a la ciudad en general.

Es por esto que el trabajo a realizar debe ser colectivo, donde el esfuerzo debe correr tanto por cuenta del Estado como por parte de los privados. Y lo más importante: estamos ante lo que puede ser una nueva etapa de crecimiento para Gualeguaychú, por lo que todos aquellos que estén dispuestos a colaborar son por demás bienvenidos.

*Presidente de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de Gualeguaychú (AHGG)

Temas

Dejá tu comentario