Ciudad | Martín Piaggio | Parque Industrial

UPM2 "es mucho más peligrosa y nociva que la que se encuentra en Fray Bentos"

La directora de Medio Ambiente de la Municipalidad y concejal electa por el oficialismo  habló sobre el artículo que publicó Clarín el sábado, bajo la firma de Ricardo Roa, y dijo que se trata de "un viejo conocido que no es la primera vez que habla a favor de las pasteras".

La titular del área de Medio Ambiente de Gualeguaychú, que recibió a ElDía en su oficina de la zona portuaria, se mostró “sorprendida en un principio” por la editorial de Roa, pero “luego nos enteramos que es un viejo conocido de la Asamblea Ambiental Gualeguaychú, en el sentido del discurso que tiene y que en otras épocas también publicó artículos a favor de las pasteras. Ahora volvió al ataque”.

Nota relacionada: Clarín defendió las pasteras que "aprovechó" Uruguay y concejales electos oficialistas lo repudiaron

Villamonte afirmó que la protesta de “Gualeguaychú está debidamente fundamentada y no es el capricho de nadie”. “Hay gente que cuestiona una protesta legítima y pone el dinero por encima de la salud y del ambiente en general, y en Gualeguaychú tenemos un compromiso ambiental que baja como un eje político del Intendente donde primero está la salud y luego ver de qué manera sustentable se puede producir en un ambiente sano”, opinó.

La funcionaria aseguró que la nueva pastera “es mucho más peligrosa y nociva que la que se encuentra en Fray Bentos”, debido a que su producción la duplica y trabajará sobre un Río Negro que está altamente impactado y que tiene mucho menos caudal de agua que el Uruguay”.

Los monitoreos

La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) tiene que elevar la información del impacto que ocasionará en el medio ambiente una planta de esta naturaleza, para luego informar, entre ellos a la Municipalidad de Gualeguaychú, de manera oficial las consecuencias, “aunque extraoficialmente contamos con mucha información”, indicó la funcionaria.

La CARU es quien realiza el monitoreo en el Río Uruguay, acompañada por un integrante de la Secretaria de Ambiente de Entre Ríos. Villamonte recordó que en el inicio de la gestión de Martín Piaggio, “nos invitaban a formar parte de ese monitoreo, pero después no recibimos más invitaciones”. Y el municipio “tiene marcado interés en formar parte de los monitoreos que se realizan en el Uruguay”.

El río Gualeguaychú “se monitorea en forma permanente y de forma completa, en otras ocasiones playas, y si se da alguna contingencia se realiza un estudio especial”. Y sobre argumentos iniciales de que el Parque Industrial y las empresas que operan contaminan más el río Gualeguaychú y el Uruguay que la pastera misma, Villamonte mencionó que “es imposible dimensionar la pastera que está en funcionamiento con el Parque Industrial de la ciudad, con efluentes que no llegan siquiera a la décima parte de lo que podría llegar a contaminar una papelera”.

Agregó que en estos tres años y medio de gestión se ha hecho un trabajo y diagnóstico del Parque Industrial, que “hoy está saneado”. “Esto lo demuestran los análisis que estamos haciendo en la salida de los efluentes en el Parque, donde el agua no tiene ningún tipo de alteración”.

“Tirar la pelota”

Por otro lado, “sin que el fallo de La Haya lo exigiera, se estableció un muestreo en la boca del río Gualeguaychú, que desestima opiniones de la misma CARU que indica que Gualeguaychú tiene contaminantes, sin mencionar que en el lugar se produce un reflujo en la Boca que no permite determinar fehacientemente de dónde salen contaminantes que supuestamente se encuentran en el lugar”. Opinó que “se trata de una falacia”, y de “tirar la pelota para otro lado, sin asumir que las pasteras son las que originan graves riesgos para la salud”.

Indicó que “la contaminación gaseosa es tan o más grave que la que puede llegar por agua”, debido a que “lo que sale de la boca de las chimeneas se precipita sobre un curso de agua, suelo, y puede acarrear serias complicaciones en la salud”. Recordó que las investigaciones están a cargo de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) en la República Oriental del Uruguay, y a nuestro país “no se le permite hacer un control sobre la contaminación gaseosa, es decir del particulado”.

La funcionaria explicó que en este lado del charco, se hacía “un monitoreo con un equipo de la Conea, en un momento, compartido por Nación y Provincia, pero luego se desmanteló y hoy se está tratando de reacomodar ese equipo y volver a colocarlo en la zona rural de Costa Uruguay, donde la pluma del efluente gaseoso de Botnia llega con más intensidad”. Acotó que el municipio junto a la Asamblea Ambiental y otras organizaciones no gubernamentales de la ciudad “hemos reclamado a provincia y Nación por el control de los efluentes gaseosos”.

Esto es un conflicto binacional, donde el municipio “patalea todo el tiempo, pero no puede solucionar cuestiones que tiene que resolver Nación y Provincia”. Todo indica que “Uruguay se va a convertir en un polo pastero en la región”. Y fundamentó su opinión con ejemplos como el hecho de que en el vecino país “hace 25 años que se viene plantando una especie de eupcaliptus que utilizan las plantas de celulosa”, y, ahora, con la confirmación de la construcción de una nueva planta fabril.

Por último recordó palabras del ex fiscal de la República Oriental del Uruguay, Enrique Viana Ferreira, quien denunció que “determinadas industrias que no tienen lugar por ser contaminantes en su país y continente, buscan globos de ensayos que terminan siendo estados contratados, con acuerdos que muchas veces están por encima de la Constitución de la nación afectada”, en este caso la República Oriental del Uruguay.

Dejá tu comentario