Ciudad | agmer | agroquímicos | agrotóxicos | campo | Consejo General de Educación | Educación | Salud

Oscar Ávila sobre las fumigaciones: "El fallo del STJ generó malestar y enojo"

El secretario general de Agmer en Gualeguaychú no ocultó su malestar por la decisión del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Entre Ríos que avaló el decreto firmado por Gustavo Bordet en agosto en relación a las distancias para aplicar fitosanitarios alrededor de las escuelas rurales. Dijo que el gremio agotará las instancias legales para rever el fallo.

El referente de los docentes recordó que en el 2008 se dio curso a un expediente dónde “solicitamos al gobierno provincial que realice estudios de laboratorio en los docentes que trabajaban en el ámbito rural y saber, a ciencia cierta, si tenían algún problema de salud y en el caso de tenerlo, conocer el origen del mismo”.

Afirmó que la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos actúa “no sólo en las escuelas que se ven afectadas por el uso de agroquímicos, también en las comunidades rurales. Además de docentes y alumnos también resultan damnificadas las familias, es decir, padres y hermanos de los niños que concurren a un establecimiento educativo rural”.

“Se trata de un riesgo permanente que no se puede correr”, dijo Ávila y expresó que “no nos podemos olvidar que estamos hablando de la utilización de agrotóxicos que ponen en riesgo la vida humana. Ese es el parámetro que siempre queremos discutir, el daño que provoca en los seres humanos y en los animales. Basta con recorrer el campo, especialmente aquellos que tenemos unos años, para apreciar como cambió, para mal, la producción entrerriana”.

Recordó que “compañeros de Concepción del Uruguay se presentaron en el juzgado Federal de la vecina ciudad por una cuestión particular; mientras que en Gualeguaychú tenemos el caso de la docente Estela Lemes, directora de la escuela 66 “Bartolito Mitre”, en Costa Uruguay Sur, que fue afectada por agrotóxicos, quedando claro que lo que se lo que está haciendo es nocivo”.

Sobre el fallo del Superior Tribunal de Justicia señaló que “siempre terminamos analizando los contextos políticos y sociales para encontrar una explicación y en este caso no entendemos, y menos comprendemos como se llegó a esta decisión. La situación no solo no nos conforma, también nos enoja, porque creemos que los representantes del pueblo tienen que estar bregando por una solución que no le haga daño a nadie”.

Desde Agmer se han “realizado una serie de estudios, con personas especializadas en la temática, dando como resultado que el uso de los agrotóxicos son perjudiciales para la salud”, sostuvo.

Consultado sobre dichos de dirigentes rurales que hablaban de una profundización del éxodo rural y la posibilidad del cierre de escuelas, si se mantenían las distancias de 1000 y 3000 metros, señaló que al planteo, desde Agmer, se lo “tomó como una amenaza. Decir que por esa problemática se iban a cerrar escuelas es una barbaridad”.

“Si se hace un análisis profundo de las escuelas de campo y la función que cumplen, tanto en el nivel primario como secundario, arroja como resultado un balance altamente positivo. No hay que olvidarse que por razones laborales, familias enteras van de un lado a otro, como otras que permanecen toda una vida en el mismo lugar. Tenemos escuelas con una matrícula de 10 alumnos y otras de uno o dos, dependiendo todo de la producción que exista en el lugar. La idea y la meta es que así concurra un solo chico las escuelas tienen que seguir funcionando”, explicó Oscar Ávila.

EL DATO

La provincia cuenta, según datos del Consejo General de Educación, con 866 escuelas rurales, de las cuales 72 se encuentran en el departamento: cuatro de ellas privadas. El dirigente gremial dijo que el “número corresponde a establecimientos de nivel primario a las que deben sumarse las de nivel medio”.

Dejá tu comentario