Ciudad | Derechos Humanos | Gualeguaychú | plaza San Martín

Previo a la asunción, se inauguró el Museo de la Memoria

El director de Derechos Humanos de la Municipalidad, Matías Ayastuy, junto al intendente Esteban Martín Piaggio, y otros funcionarios, cortaron la cinta que inauguró el Museo de la Memoria, dejando en el olvido el nombre de lo que popularmente se conocía como la casa rosada.

Era una obra esperada por aquellos militantes de los derechos humanos y será algo que poco a poco sentirán como propio los gualeguaychuenses. “Es algo de lo cual el pueblo debe adueñarse”, mencionó Ayastuy en el acto previo a la asunción de Piaggio que se realiza en el Parque de la estación.

Según manifestó en su discurso, el museo de la Memoria “surgió de la necesidad, del dialogo, con distintos actores de la historia, que empezamos a ver que los archivos físicos de a poco se empezaban a destruir y que los testimonios vivientes de nuestra historia comenzaban a morirse. A raíz de eso le propusimos al Intendente este proyecto, que pueda unificar la construcción de la historia desde la perspectiva de los sectores populares”.

“Tiene que ver con nuestra identidad como pueblo, como ciudadanos, como vecinos, con saber de dónde venimos, de dónde surgieron las conquistas que gozamos en la actualidad, que han sido productos de procesos históricos conflictivos, de avances y retrocesos, donde el centro del sujeto que nosotros reivindicamos son los movimientos sociales y populares. Es esa historia la que siempre ha estado en deuda a la hora de visitar los museos de distintas ciudades, porque hay una cultura dominante que se aboca a narrar lo ocurrido desde su perspectiva”, indicó Ayastuy.

“Esto es un proyecto que no es de la Municipalidad sino del pueblo de Gualeguaychú y le corresponde al pueblo de Gualeguaychú apropiarse y aprovecharlo en el mejor sentido para construir su historia”, agregó el funcionario.

Actualmente el Museo de la Memoria cuenta con cuatro exposiciones. En el ala oeste hay una muestra homenaje sobre los obreros asesinados en 1921 en la plaza San Martín por miembros de la Liga Patriótica, “algo que se sabía muy poco en Gualeguaychú”.

Hay una segunda muestra que se llama “Confidencial y secreto: Gualeguaychú en la trama del genocidio argentino”, que hace referencia a las particularidades del golpe militar en nuestra ciudad.

En el pasillo hay una recopilación de una parte de la historia del lugar donde se emplaza la casa de la estación. “Le pido a todos y todas que le empecemos a decir Museo de la Memoria, así como se le cambió el nombre a la costanera sur y a chocolate que hoy sabemos que es el CCG, invito a que esto no sea la casa rosada sino el Museo de la Memoria”, pidió Ayastuy.

La cuarta muestra es una recopilación sobre parte de la historia del Frigorífico de Gualeguaychú. “No esperen encontrarse con ninguna historia cerrada, lo que tenemos son disparadores que nos generen preguntas sobre el pasado y que nos hagan replantear el presente y el futuro”, advirtió el responsable de Derechos Humanos.

Dejá tu comentario