Ciudad | agmer | amet | Consejo General de Educación | Covid-19 | Educación | Gualeguaychú

Regreso a las aulas: Entre los riesgos sanitarios y la discusión salarial

Días atrás, el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, confirmó que cada provincia deberá evaluar la manera para regresar a las aulas de manera segura y escalonada. Además presentaron "un semáforo" para evaluar los riesgos. En Entre Ríos hay resistencia al regreso presencial.

Por Mónica Farabello

Sólo para octubre, la Asociación Gremial de Magisterio de Entre Ríos (Agmer) dispuso ocho días de desconexión virtual, una nueva modalidad de paro en tiempos de pandemia. El pedido es tan contundente como claro: “Que ningún docente quede por debajo de la línea de pobreza”.

A través de un plenario de secretarios generales del gremio, dispusieron un plan de acción que incluye ocho días de desconexión que comenzó el viernes 9, y se extenderá los días miércoles 14, jueves 15, lunes 19, martes 20, miércoles 28, jueves 29 y viernes 30 de octubre.

La cuestión salarial no sólo que es clave sino que es central en medio de una de las peores crisis económicas que atraviesa, no sólo Argentina, sino el continente.

"Que no se deje a ningún docente por debajo de la línea de la pobreza establecida por la Canasta Básica total de una familia tipo", fue el pedido que es más que razonable; aunque los costos siempre terminan pagándolo los estudiantes sin clases.

Con este panorama tan oscuro, se suma la decisión del Ministerio de Educación de la Nación, de regresar a las aulas de manera presencial. Casi todos los sectores productivos ya volvieron a una normalidad adaptada a los tiempos del Covid, y los docentes no serían la excepción.

clases

De todos modos, para Agmer "no están dadas las condiciones sanitarias" para retomar las clases presenciales". Así lo aclaró Guillermo Zampedri, quien fue contundente al referirse a la posibilidad de retomar la presencialidad: “En este escenario nosotros no imaginamos el regreso a las aulas" y refirieron a las condiciones sanitarias.

Uno de los argumentos que presentaron fue que en casi todos los Departamentos entrerrianos se registran casos a diarios; un dato real, pero que en todo caso, afecta a todos los trabajadores; desde la Salud, estatales, privados, comercios o fábricas. Todos están y estamos expuestos a una situación sanitaria compleja; y aunque la mayoría de los sectores ya retomó su “normalidad”, los gremios docentes rechazan la idea de plano.

"El Estado no ha invertido para garantizar las condiciones de bioseguridad como el reparto de barbijos o la distribución de alcohol en gel. Tampoco ha desarrollado un plan de infraestructura que garantice que se puedan llevar a cabo las condiciones de aislamiento e higiene que exigen los protocolos", mencionó Zampedri en declaraciones periodísticas.

La postura de AMET

El gremio de los docentes técnicos (AMET) tampoco se manifestó a favor de volver al trabajo habitual. Aseguraron que “las condiciones de higiene deben estar al 100%, porque la curva de contagios de Covid-19 en Entre Ríos está en ascenso".

El secretario general de AMET, Andrés Bessel, también coincidió en que “no se hicieron las inversiones en infraestructura que el presidente del Consejo General de Educación le hizo al ministro Hugo Ballay y que en las reuniones que tuvimos por el tema salarial también lo expresó”.

En principio, quienes regresarían a las aulas serían los alumnos que están por egresarse; inclusive en Gualeguaychú hubo una manifestación de los adolescentes pidiendo que los dejen retomar sus estudios para compartir los últimos meses juntos.

Respecto a la situación sanitaria, Paraná, Gualeguaychú y Chajarí continúan bajo transmisión por conglomerado, con lo cual, se deberían extremar las medidas de prevención.

Dos cuestiones de peso

El resguardo de la salud y el salario están en debate. Las condiciones sanitarias deben estar garantizadas tanto para los trabajadores como para los estudiantes y no es una cuestión menor.

En la ciudad y la provincia se vive una normalidad casi al 100% respecto a lo laboral, por lo que los docentes no son, o no deberían ser una excepción, aunque la cuestión salarial se posiciona y hace fuerza.

Un salario digno y que incluya a todos por encima de la línea de pobreza es indispensable para luego discutir cualquier otra cuestión.

El entramado es complejo y en el medio, y como siempre, quedan los chicos; los que comienzan, los que más necesitan y los que ya se despiden de un ciclo que ya no regresará.

Dejá tu comentario