Mundo | Chile | Derechos Humanos | Educación

Ya son 11 los muertos por protestas en Chile

Durante una nueva jornada de protesta y masivas manifestaciones en el país trasandino, se registró un nuevo deceso. Por su parte la ex presidenta Michelle Bachelet, se mostró entristecida y pidió diálogo e investigaciones independientes.

Al grito de " Chile despertó", miles de ciudadanos se reunieron este lunes en la emblemática Plaza Italia de Santiago, en protesta contra la desigualdad social y después de un fin de semana con estallidos de violencia que dejaron al menos 11 muertos, heridos, detenidos, saqueos y dura represión por parte de las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes llegaron de manera pacífica al paseo céntrico de la capital chilena y luego comenzaron a marchar en medio de consignas contra la violencia.

Sin embargo, durante la marcha se produjeron algunos incidentes en los que las fuerzas de seguridad usaron granadas de gas lacrimógeno contra grupos de manifestantes.

También hubo cacerolazos en otros puntos de Santiago, una escena que se repitió en otras ciudades del interior del país.

En Valparaiso y Concepción, por ejemplo, se registraron enfrentamientos entre manifestantes y agentes de seguridad.

Las calles de Santiago continuaban en esta jornada militarizadas y en distintos puntos de la ciudad se observaban largas filas de personas a la espera de hacer sus compras en supermercados y tiendas.

Las protestas comenzaron la semana pasada contra un aumento en el precio de los boletos del subterráneo y se extendieron durante el fin de semana con mayor violencia, en medio de demandas por mejoras en los sistemas de salud y educación, protestas contra la distribución desigual de ingresos y exigencias para un mejor funcionamiento de los servicios previsionales y sociales.

El presidente Sebastián Piñera decidió en este contexto anular su decisión de aumentar los precios de los pasajes en el subterráneo, pero la rebelión continuó con distintas expresiones, entre ellas cacerolazos, saqueos e incendios de comercios.

Piñera dijo que el país está en una "guerra con un enemigo poderoso e implacable", una frase que llevó a su antecesora y actual alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a pedir que se deje a un lado la "retórica inflamada" para dar paso a un diálogo capaz de controlar la situación.

Por su parte la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se declaró este lunes entristecida por el estallido de violencia en Chile, pidió un diálogo entre el gobierno y los sectores sociales en protesta, y exigió una investigación "independiente" de los actos, atribuibles a las autoridades o los manifestantes, que derivaron en muertes o lesiones en ese país.

"Exhorto al gobierno a que trabaje con todos los sectores de la sociedad hacia soluciones que contribuyan a calmar la situación e intentar abordar los agravios de la población en interés de la nación", expresó la ex presidenta de Chile en una declaración pública emitida en Ginebra y reproducida por el diario santiaguino La Tercera.

Para Bachelet, "es esencial que todos los actos que han provocado lesiones y muerte, tanto por parte de las autoridades como de los manifestantes, sean sometidos a investigaciones independientes, imparciales y transparentes?.

La ex jefa del Estado pidió que las manifestaciones de protesta se desarrollen en forma pacífica, después de que distintos reportes confirmaran la muerte de al menos diez personas durante el fin de semana, la mayoría de ellas atrapadas en incendios de comercios declarados durante el estallido.

Bachelet urgió a los políticos y dirigentes sociales a "evitar la polarización de palabra o de hechos" y dijo sentirse "preocupada y triste de ver la violencia, la destrucción, los muertos y los lesionados en Chile en los últimos cinco días".

El uso de una retórica inflamatoria solo servirá para agravar aún más la situación, y se corre el riesgo de generar miedo en la población?, añadió Bachelet, en un aparente alusión al presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien afirmó que su gobierno está "en guerra contra un enemigo poderoso e implacable".

Por último, advirtió que ?cualquier aplicación del Estado de Emergencia debe ser excepcional y en base a la ley?, tras lo cual hizo alusión a acusaciones de uso excesivo de la fuerza por parte de algunos miembros de las fuerzas de seguridad. (Fuente: Crónica)

Dejá tu comentario