Editorial | Argentina | Consejo General de Educación | Educación | Entre Ríos

Cierra el ciclo lectivo: época de balance educativo

Entramos en la época del año en que se cierra el ciclo lectivo al tiempo que se producen las instancias evaluatorias académicas. En Entre Ríos los jóvenes que estudian en el nivel de educación superior finalizaron las clases el 15 de noviembre pasado y desde entonces asisten a las meses de exámenes de las distintas carreras.

Según el calendario escolar aprobado por el Consejo General de Educación (CGE) los niveles inicial, primario y secundario finalizan sus actividades el 13 de diciembre próximo.

Según lo estipulado, a partir de entonces en el nivel medio se inicia un período de integración y evaluación de saberes, instancia que continúa en el mes de febrero de 2020.

Respecto al balance educativo, el sistema en general en el país y en la provincia sigue teniendo problemas que vienen de lejos. La sensación que existe es que pasan los años, se acumulan los diagnósticos, y las cosas siguen igual o peor.

Por lo pronto terminar el secundario en Argentina no acredita precisamente conocimientos para la vida diaria. Cuánto aprenden realmente nuestros jóvenes en el nivel medio es un tópico que se viene debatiendo desde hace tiempo.

Según las estadísticas, en Entre Ríos 1 cada 2 jóvenes no termina la secundaria en tiempo y forma. Un informe nacional de 2018, por caso, puso en escena la situación de abandono, repitencia y baja graduación en el país.

La provincia mostró una de las peores performances: apenas el 52,3% de aquellos que ingresaron en 2011, se graduaron en 2016. En tanto el promedio nacional es de 60,7%, es decir que se gradúan en tiempo 6 de cada 10 jóvenes.

Los datos corresponden al informe denominado “El camino hacia la graduación en secundaria: ¿una misión imposible?”, elaborado por el Observatorio Argentinos por la Educación (abril de 2018). De aquí se desprende que pese a la obligatoriedad de la educación media establecida por ley, sigue siendo alto el abandono escolar.

Eso explica en gran medida otra tendencia ya consolidada en los últimos años: la explosión de la matrícula de las escuelas de jóvenes y adultos, que en 10 años prácticamente se triplicó en Entre Ríos.

Ahora bien, si la deserción del secundario ya es un problema grave, no lo es menos el hecho de que el esquema de enseñanza-aprendizaje de la secundaria deja mucho que desear a la luz de los resultados del proceso.

Y esto porque quienes logran egresar de los colegios lo hacen con serias deficiencias en aspectos básicos como la comprensión de textos y las operaciones matemáticas.

Según el Observatorio Argentinos por la Educación, en 2019 casi 7 de cada 10 estudiantes de nivel secundario del país no alcanzan los niveles satisfactorios en Matemática.

El 69% de los estudiantes se encuentra en el nivel básico o por debajo del básico, mientras que el 27% está en el nivel satisfactorio y solo hay un 4% en el nivel avanzado.

En tanto que en Lengua, 6 de cada 10 estudiantes se encuentran en los niveles satisfactorio y avanzado. En contraste con los resultados en Matemática, aquí se observa que casi la mitad de los estudiantes (45%) están en el nivel satisfactorio, mientras que el 17% está en el nivel avanzado. Sin embargo, todavía hay un 20% en el nivel básico y un 18% por debajo del básico, según el informe de marras.

Se indica además, que el sistema educativo es heterogéneo y desigual, se dan diferencias según provincias, niveles socioeconómicos, y de tipo de establecimiento: si es público o privado, y si está en zona urbana o rural.

Dejá tu comentario